• ¿Que planes de empresa le interesan a los inversores?

    01/01/2000

Aunque estamos ante dos situaciones distintas lo que determina en último lugar el éxito o fracaso del proyecto empresarial son los mismos factores en ambos casos.

En la actualidad contamos con excelentes programas informáticos para el desarrollo de un plan de empresa, existen multitud de hojas de calculo para trazar un plan económico-financiero que recoja las proyecciones mes a mes y a varios años vista, podemos seguir una completa guía de cómo elaborar un plan de negocio, sin embargo ninguna de estas herramientas nos asegura el éxito empresarial, ni que vayan apostar por nuestro proyecto. Por tanto ¿ Qué es lo que verdaderamente hace distinto a un plan de empresa para que este importe a los inversores o a los directivos de nuestra empresa?

En el artículo de winred “Como buscar y poner en marcha ideas y oportunidades de negocio”, vimos los requisitos que debe tener una idea empresarial para asegurar el llevarla a cabo con éxito (se puede consultar en la sección de artículos en la web www.winred.com), estas condiciones son la base de los aspectos que cualquier inversor mínimamente inteligente va a tener en cuenta cuando se plantea estudiar un plan de empresa, los cuales considera de importancia capital y que enumeramos a continuación:
1.- El equipo humano, se trata de uno de los puntos clave del plan de empresa, este debe demostrar que dispone de conocimientos de donde están los clientes, de su comportamiento como consumidores, de los proveedores y por supuesto de la competencia, también es muy importante el transmitir la experiencia de los distintos miembros y el dominio de su campo de actuación, ser creativos buscando vías alternativas para la puesta en marcha del proyecto y por ultimo debe transmitir un talento emprendedor y una gran motivación por el proyecto.

¿Por qué formar un buen equipo? Hemos de tener en cuenta que cuando una empresa se pone en marcha debe hacer frente a los riesgos que surjan en su camino y debe tener alternativas para poder reaccionar ante estos. Este tipo de cuestiones se hace más evidente en sectores como el de Internet donde los cambios están a la orden del día y hay que estar continuamente improvisando, el tratar de hacer unas proyecciones financieras detalladas más allá de un año se convierte en un ejercicio de imaginación.